Feeds:
Artigos
Comentarios

Posts Tagged ‘relatos’

… me he encontrado con que la crisis económica no podía ser más que la perfecta tapadera para el más descarado de los atracos al ciudadano.

Pues, iba yo de camino a una academia para informarme sobre uno de los estudios ofertados cuando me crucé con una parada de autobús donde me aguardaba un cartel publicimierda que escupía al transeúnte todo un despropósito que, por desgracia, no era nuevo para mí: Un fondo rojo con un payaso de pasarela posando en medio de un rótulo que rezaba la santísima valentía de “SOY DEWARISTA”, con una botella de “Guay Label”, un producto de cierta fábrica de borrachos, y en consecuencia de gasolina para los mismos, llamada JOHN DEWARS & SONS (Por supuesto, todo esto acompañado de los símbolos de marca registrada, cómo no.)

No contente con que me reventasen los cojones con campañas publicihostias sobre la presunta longevidad que aporta una coca-c0la al día, el mundo del capital seguía rompiéndome las pelotas. Les hemos dejado llegar a un punto dónde creen poder permitirse el hecho de crear palabros cuya única presencia en la vida del ciudadano es inducirle a pensar que si consume esto o lo otro será ALGO o pertenecerá a alguna especie de élite para subnormales. Lo peor es que hay quien se lo cree y lleva chapitas por ahí que lucen el pícaro lema de “SOY DEWARISTA”. Estos hijos de puta John Dewars tienen unas gónadas que llegan desde Escocia a Madagascar, pasando por Timor oriental.

En fin, intenté no consumirme demasiado por la ira, ya que iba por la calle y eso. Me fui pensando en que, de todas formas, de poco iba a servir que asaltara al siguiente idiota el cual alzase el busto por la calle para lucir su chapita de dewarista del palo para explicarle “A ver, tontopollas, que no eres dewarsnada, que estás haciendo publicidad y no te pagan, hostias” Joder, no me podía imaginar la que estaba por llegarme en un par de kilómetros de travesía.

Ya mosqueado por las patentes intrusiones en la vida del ciudadano llevadas a cabo por el “comercio injusto” y por la malsana puclicidad invasiva, alcancé la academia en un suspiro de esperada distracción.

Allí conocí (físicamente, es decir, en persona) a la señora tan maja y concisa con la que había concertado una visita mediante el teléfono, esa misma mañana. Dicha trabajadora me informó de que no sólo debería pagar por estudiar, algo esperable, por otro lado, cómo no… si no que también debería abonar 150 leuros en concepto de matriculación. xD. Y no sólo eso, si no que también debería abonar cada mes la alarmante cifra de 155 EURAZOS DE DI0S, en concepto de mensualidad de curso impartido, por adelantado, por supuesto, y seguramente sin I.V.A. xD. Esa “digna” mensualidad es casi lo que pago por mi parte del alquiler de mi no tan digna vivienda.

Sé que la academia en sí debe requerir cierto pago para costear los sueldos de sus empleados, mantenimiento de las instalaciones, y etcétera, pero, ¿de veras alguien que quiere enseñar y transferir sus conocimientos a las generaciones venideras aspira a lucrarse con los netos salarios de sus alumnos? ¿De veras la educación debe tener un precio? Todos sabemos que la enseñanza tiene un coste, pero ¿hasta qué punto es justo que tenga que pagar los caprichos de quién se lucra con todo esto? ¿Voy a pagar también las plusvalías de aquellos que son explotados por quién se lucra tras el telón de la educación? Pero claro, estamos en crisis.

Para colmo, hace días se me habían roto unos auriculares que habían durado un año enterito (antes los auriculares duraban años, ahora duran meses hasta que se te joden para que te gastes pasta en otros, a esto lo llaman la maldición de los auriculares en algunos círculos).Así que me dió por comprarme unos nuevos mientras buscaba el motivo de la maldición de los auriculares. Pensé que quizá la crisis les atacaba a los nervios y decidían suicidarse abarcando más impedancia de la que podían llegar a ofrecer, o quizá pidiéndole a sus dueños que pusiesen reggaeton en el reproductor. Cuando fusilé a los pájaros que comenzaban a anidar en mi cabeza, pasaban ya de las 8 y media de la tarde, quedando así abiertos los siguientes comercios: FNAC, OpenCor, El corte Inglés. Como no me daba la gana de hacerme un agujero en el bolsillo comprando en el OpenCor, y no me entraba en la cabeza que nadie fuese a comprar auriculares a El corte inglés, decidí entrar en FNAC.  Primero observé cómo una gran estantería llena de auriculares me alegraba la vista, y luego observé cómo los precios de los mismos robaban toda alegría a mi vista, dándole ganas de auto-flagelarse.  ¡¡¡Había auriculares por 50 eurazos!!! Pero el gran tumor en mi cerebro sólo se produjo cuando ví a un tipo, cuya profundidad de fondos económicos únicamente podría superarse por el tamaño de sus testículos, dudando qué auriculares coger, si unos de 30 euros o unos de 35. Pensé en largarme cagando leches, pero de ese modo me quedaría sin, y algo en mi cabeza gritaba “¡Cómprame, cómprame!”. Los auriculares más baratos estaban a 5 euros.

-Son 5 euros, tío.-Me comentó el joven que despachaba…-No me puedo creer que vaya a cobrar 5 pavos por unos cascos, jajaja, ¡será eso de la crisis!-Sin comentarios.

Cuando por fin volvía para casa me paré a meditar en qué se está convirtiendo el mundo desde hace tantos años, y lo hice tomándome una caña (¿de qué manera si no?) en un típico bar de barrio, donde tras un fallido a la par que estúpido intento de evasión por mi parte, el barman me espetó que pagase mi consumición antes de que se me pasase por la cabeza ensuciar el baño. Previamente a haberle preguntado con sus mismos modales cuánto le debía, nunca podría haber imaginado que llegaría ese día en que se me exigiesen 2’50 € por un vaso de caña de cerveza läger de barril como es la Estrella Galicia. Tras pagar a regañadientes le pregunté al osado camarero el porqué de un precio tan elevado e insultante, a lo que tuvo las narices de alegarme “Es que estamos en crisis, chavalote”…

Tras todo esto, retorno a mi agujero escribiendo estas líneas dónde sólo me queda mentar a las madres que parieron a Locke y a Smith y a los hideputas que se lucran con su sistema, y por supuesto gritar las de “vive la France” y “Dios bendiga a los U.S.A.”, incluyendo quizás y si cabe un “capital RLZ”, y a tomar por saco, que me desquicio.

Por esto y por mucho más, viva la república.

Amse.

PD: A sabiendas de que lo último que necesita el republicanismo es un post plagado de tacos y otros despropósitos, he publicado esto porque me pareció que debía ser más fiel a mi vivencia de esta tarde que a una ética que sólo llevará a la pedantería a gente que como yo, está hasta las narices de todo.
Unha aperta ós republicanos de Valdeorras; prometo traducir os meus posts ó galego en breve, e seguir creándoos en galego tamén no meu blog.

Movidillas a la luz de una luna

Advertisements

Read Full Post »